miércoles, 6 de julio de 2011

El poder de Cristo te obliga

El otro día fui a Sol y por ahí a dar una vuelta. Cuando ya me iba a ir me pararon cuatro chicos, dos chicos y dos chicas, se pusieron a hablar conmigo y como eran extranjeros me pareció una buena manera de practicar mi inglés, así que les seguí el rollo, además eran muy majos, me estuvieron contando que eran de Canadá, menos uno que era sudafricano, y nada, muy bien.

Espera, antes de continuar debería decir que voy en silla de ruedas, es importante que lo sepáis por lo que pasó a continuación. Me dijeron que pertenecían a una misión de Jesucristo y que si no me importaba que oraran por mí, les dije que soy atea, no agnóstica, no es que crea a mí manera, no, SOY ATEA. Aún así continuaron con su discurso cómo sino hubieran escuchado lo que les acababa de decir, y me volvieron a preguntar si quería que oraran por mí porque el poder de Dios me curaría. Cómo estábamos parados a pleno sol y ya me estaba hartando de esta conversación absurda les dije que sí, que oraran, creyendo que estas oraciones las harían en su templo o donde les diera la gana. Me equivoqué. Se arrodillaron ante mí y empezaron a rezar en inglés, pero a voces. ¡Qué vergüenza! Y encima, cuando acabaron me dicen: Levántate y anda.

Esto pasó el martes, hoy es jueves y el poder de Dios aún no ha surtido efecto.

Esta mañana había quedado con una amiga para ir a desayunar y mientras la esperaba un señor mayor se ha acercado a mí y me ha preguntado que cómo he acabado en una silla, se lo he contado, me ha puesto la mano sobre la cabeza, ha empezado a temblar con los ojos cerrados y me ha dicho: Ya verás como el poder de Dios a través de mis manos hará que vuelvas a caminar.

Os cuento esto porque todas estas cosas me parecen tan absurdas como en la película Tommy. Tommy es un niño que se queda sordo, mudo y ciego, así que su madre le lleva a una iglesia donde dicen curar a los enfermos. En esta iglesia rinden culto a Marylin Monroe, lo cual parece absurdo, pero si nos fijamos tiene el mismo sentido que cualquier otra religión más habitual.

Ya de paso aprovecho para recomendaros esta película. Tened en cuenta que es un musical en el que solamente hay música y canciones, no hablan, lo digo porque sé que hay gente a la que esto le resulta algo cargante. La historia es surrealista y la estética muy peculiar. La música es excelente, pero si encima os gustan los Who disfrutaréis de esta adaptación de su ópera rock.

Os dejo con la secuencia que os he comentado antes de la iglesia de Marylin. Por cierto el que hace de pastor es Eric Clapton.


4 comentarios:

tita hellen dijo...

Tenias que haberles dicho que tu eres más de Cthulhu... solo por ver la cara que ponian XD. Besotes

Moniruki dijo...

entre que atraigo a este tipo de gente y que soy un poco tonta y no me atrevo a constestar por no molestar, pues me pasan estas cosas...

Juanjo Ramírez dijo...

Bueno, a la tercera va la vencida Así que el próximo que rece por ti, ¡vete a saber!... Imagínate que sea la Cienciología! (o la santísima iglesia del Alcorque) Conforme uno lo piensa, cada vez ve más sensato lo de adorar a Marylin...

Cacícula dijo...

Madre mía la gente que anda suelta por las calles, yo les habría dicho que el rey es mi padre y que vengo de una estrella lejana.