lunes, 4 de febrero de 2013

Patty Hearst. Un secuestro raro, raro, raro


Patty Hearst era la típica niña rica. Perteneciente a una familia adinerada (su padre era el presidente del periódico "San Francisco Examiner" y su abuelo era el extravagante magnate de la prensa William Randolph Hearst) pasó su infancia en el barrio rico de Hillsborough, en San Francisco, donde se educó en exclusivos centros de enseñanza. Pero su secuestro por parte del Ejército Simbiótico de Liberación (ESL), el 4 de febrero de 1974, cambió el rumbo de su vida para siempre.


El Ejército Simbiótico de Liberación tomó su nombre de la palabra "simbiosis", término del campo de la biología que describe la capacidad de convivir en armonía que tienen los organismos diferentes. Este "ejército" no llegó nunca a superar los diez miembros. Su manifiesto proclamaba de forma imprecisa su intención de alcanzar la emancipación social de todos los ciudadanos, y se dedicaba, sobre todo, a atacar a todos los elementos de la sociedad capitalista, con el objetivo de que se cerrasen las cárceles, se liberase a los presos, se acabase con la monogamia y, en general, se avanzase en la causa de los afroamericanos.
Su primera acción revolucionaria fue asesinar a un director de escuela afroamericano llamado Marcus Foster, en noviembre de 1973, debido a que sospechaban que promovía un sistema de carnés de estudiantes con el fin de poder identificarlos. Emplearon en el asesinato munición con cianuro, que se convirtió en el sello de muchos de los atentados del ESL.
El asesinato dio a conocer al ESL en todo el país, y la consiguiente investigación policial obligó al grupo a pasar a la clandestinidad. En el registro del antiguo piso franco de Concord, en enero de 1974, se obtuvieron pruebas de que el ESL planeaba continuar sus acciones con el rapto de la hija de un rico capitalista. Se identificó a Patty Hearst como posible objetivo, pero la policía no prosiguió con la investigación del complot para el secuestro en ese momento.

La noche del 4 de febrero de 1974, Patty Hearst se encontraba con su prometido en su apartamento cuando en torno a las 9 de la noche llamaron a la puerta y, cuando Patty abrió, tres personas armadas, dos hombres y una mujer, empujaron la puerta y entraron por la fuerza. Golpearon a su prometido y lo maniataron. Un vecino que oyó el altercado y trató de intervenir corrió la misma suerte.
A Patty la sacaron a rastras del edificio y la metieron en el maletero de un coche en el que huyeron. Aunque se dispararon algunos tiros, nadie resultó herido. Más tarde se descubrió que las balas contenían cianuro, lo que permitió a la policía a identificar a los autores como miembros del ESL.
No fue hasta ocho días después del secuestro, cuando el ESL hizo su primera reivindicación: exigió al padre de Hearst que repartiese alimentos a los pobres de todo el país. El ESL también exigió la publicación de una serie de comunicados políticos en los periódicos propiedad de Hearst. Durante este periodo, se distribuyeron un total de cuatro grabaciones magnetofónicas que contenían declaraciones de Patty Hearst en las que afirmaba que sus padres no estaban haciendo lo necesario para garantizar su liberación.
Según Patty Hearst, la encerraron en un armario durante los primeros dos meses de su pesadilla y estuvo con los ojos vendados la mayor parte del tiempo, sometida a continuos abusos, tanto físicos como sexuales.
El 3 de abril, dos meses después del secuestro, se publicó una grabación en la que Patty acusaba a su familia y se proclamaba miembro plenamente operativo del ESL e insistía en que, a partir de entonces, solo respondería por su nombre de guerrillera: Tania (claro homenaje a la guerillera Tamara Bunke, que había luchado en Cuba junto al Che).

Tamara Bunke
La primera prueba concreta de su adhesión a la causa del ESL se obtuvo el 15 de abril. Se fotografió a Hearst durante el atraco a mano armada a un banco empuñando un rifle de asalto. La banda huyó con un botín de 10.000 dólares. El 24 de abril, Hearst difundió una nueva cinta en la que admitía haber tomado parte en el atraco y desmentía la versión de la prensa en la que se afirmaba que le habían lavado el cerebro, tildándola de ridícula.


El 18 de septiembre de 1975 Hearst fue detenida en San Francisco. Cuando la llevaron a la comisaría de policía para tomarle los datos y el sargento le preguntó por su profesión, ella respondió: “guerrillera urbana”.
Cuatro meses más tarde, cuando la juzgaron, Patty había vuelto a transformarse. Aseguró que el SLA le había lavado el cerebro, pero igual la condenaron a cinco años de prisión. Solo cumplió dos: el presidente Jimmy Carter le conmutó la pena y unos años más tarde fue indultada definitivamente por el presidente Bill Clinton.

Hoy Patricia Hearst es una honorable madre de familia, casada con un policía que solía ser su custodio personal. Su ocupación favorita es hacer obras de caridad. 

Patty Hearst ha participado en diversas películas y es notoria su relación profesional con el director de cine John Waters. También pone la voz en una de las llamadas al programa de radio de "Fraisier" (es que soy fan de esta serie, lo tenía que decir jeje). Existe un documental dirigido por  llamado Guerrilla: The taking of Patty Hearst.

Como curiosidad, Madonna se inspiró en su estética para una sesión de fotos realizadas en 2003 para la portada del disco y para promocionar su álbum "American Life".






Aquí os dejo el video de "She", la canción de los Misfits dedicada a Patty Hearst


6 comentarios:

Roy Bean dijo...

Recuerdo perfectamente la noticia y todo el embrollo que hubo a su alrededor. Curioso que levantes la perdiz tantos años después, leyendote todavía parece más misterioso de lo que la realidad nos dijo por aquel entonces.

Juli Gan dijo...

Esta chica era de fácil persuasión. Si fue el paradigma de lo que significa "síndrome de Estocolmo", luego se casó con su custodio.

La estridente década de los 70 daba cosas así como "illuminati simbióticos" con un look totalmente beatnik.

John Waters y "Cecil B Demented", qué buena!!

Demian dijo...

AL final cumple el rol de burguesa.
Una persona miserable completamente vacía.
Aún perteneciendo a un grupo revolucionario, sus acciones terminaron siendo hábilmente aprovechadas por el capitalismo que ella decía combatir.


WOLFVILLE dijo...


La mente de esta chica era una auténtica "tabula rasa". La historia es fascinante, desde luego, y rocambolesca desde el mismo grupo de terroristas que la secuestraron. Simbióticos, usuarios de cianuro y encima eran cuatro gatos. Sublime.

Un saludo!!

miquel zueras dijo...

Sindrome de Estocolmo llevado al máximo. Paul Naschy rodó "Secuestro" basado en el caso de Patty Hearst con María José Cantudo de protagonista, una película horrorosa. Hace poco vi a Hearts en "Cry Baby" de Waters. Saludos. Borgo.

Moniruki dijo...

Dios mío, lo que me has descubierto, Zueras, no sabía lo de la Cantudo jajaja, eso tengo que verlo!!!